El valor del error

11 Enero, 2018

Por Federico Ureña, Estudiante de Ciencias Empresariales


He visto el anuncio unas 300 veces en YouTube: Michael Jordan, ataviado en una gabardina, desciende del automóvil y se dirige al interior del estadio. Saluda casualmente a un oficial de seguridad, mientras se oye su voz. “He fallado más de nueve mil tiros en mi carrera; he perdido casi 300 juegos; 26 veces mi equipo ha confiado en mí para lanzar el tiro definitivo en un partido, y fallé; he fallado una y otra vez en mi vida y por eso soy exitoso”.

¿Por qué el más grande basquetbolista de todos los tiempos se empeña en señalar sus errores? Porque sin ellos, no sería el atleta que conocemos. En los negocios encontramos una situación idéntica: sin errores no hay cambio; sin cambio, no hay avance; sin avance, las metas nunca se alcanzan. En otras palabras, sin un error pasado, no creamos valor futuro.

Andrés Oppenheimer enfatiza el valor del error en su libro Crear o morir. Al relatar las historias de hombres de valor como Elon Musk (Tesla), Richard Branson (Virgin Atlantic) y Pep Guardiola (estratega del fútbol), el autor deja en evidencia la necesidad de equivocarse para aprender y mejorar en nuestro trabajo. No hay de otra: si queremos crecer, es necesario dar valor al error. 

Pero, ¡qué miedo da equivocarse! Queremos crecer, sin cometer errores, acertar al primer intento, ser buenos en algo desde el primer día. El problema es que esto va en contra de las leyes mismas del crecimiento. Por eso quiero destacar 3 posibilidades para darle valor al error:

  1. Salga de su zona de confort

Parece un cliché ya, pero es sorprendente que muchos de nosotros seguimos dedicando la mayoría de nuestro tiempo y energía a las tareas que ya sabemos hacer. Por el contrario, cuando hacemos cosas que nos incomodan, nos equivocamos más y crecemos.

  1. Analice el error

Una vez que salimos de nuestra zona de comodidad y cometemos errores en un área nueva, es necesario analizar qué pasó, cómo, por qué, cuándo, y desarrollar estrategias de modificación de conducta para el futuro. Esta parte es complicada, porque la mayoría de nosotros, por un instinto de autoprotección, preferimos no poner mucha atención a nuestras áreas débiles. Sin embargo, sin un análisis honesto, no hay avance.

  1. Ponga en práctica su estrategia de modificación de conducta

Una vez que identificamos lo que tenemos que hacer, lo siguiente es hacerlo. Esto parece obvio pero, paradójicamente, muchas compañías son muy buenas planeando y muy malas ejecutando. Para mejorar, hay que corregir el error.

 

Lecciones de los grandes

El escenario es un partido de la NBA entre los Lakers y el Heat. Falta un par de segundos para el final, el Heat gana por un punto y Kobe Bryant toma el balón. El 24 de los Lakers dribla hasta la línea de libres, se eleva, suelta el balón, el tiempo expira, la pelota rebota del aro y sale: victoria del Heat. Los jugadores se dirigen al camerino, se cambian y salen por una cena y un tiempo de relajación. Kobe no. Kobe se queda en el estadio durante las próximas 4 horas, repitiendo una y otra vez ese último tiro, corrigiendo el error. Estamos hablando de un jugador que ha sido campeón de la NBA 5 veces, reconocido como uno de los mejores de todos los tiempos. ¿Sabe por qué? Porque sale de su zona de confort, analiza sus errores y los corrige.

Si quiere ser como Jordan y Kobe en su negocio, dele valor al error.

 

Síganos en
las redes

Suscríbase a
nuestro boletín

Suscríbase al boletín para estar
al tanto de novedades académicas

Cerrar

Idiomas

Custom Search 1