Blog

Andrea Barboza y su Experiencia como Estudiante y Practicante en St. Gallen, Suiza

22 Julio, 2019

¿Cómo describirías tu experiencia estudiando en FHS St. Gallen, Suiza? 

“Creo que respondería en tres partes. La primera es con respecto a la ciudad, que es pequeña, pero tiene un ambiente muy acogedor. Está entre dos montañas, entonces en diez minutos se puede llegar al centro de la ciudad o al punto más alto de la montaña lo cual es una ventaja. Es una muy buena ciudad estudiantil porque hay tres universidades reconocidas a nivel internacional que están todas en un mismo lugar. Por lo que siempre estoy rodeada de personas jóvenes que hacen que la vida estudiantil sea muy dinámica y siempre con algo diferente que hacer.  

Segundo, es el lenguaje. Aquí se habla alemán suizo. Sin duda es un reto porque, aunque se reciben clases de alemán, es un idioma difícil de aprender en seis meses y en suiza se habla otro dialecto, lo cual lo complica un poco. Sin embargo, todo el mundo habla inglés lo cual facilita la comunicación cuando el alemán no es suficiente para entenderse.  

Finalmente, es importante recalcar que las personas que uno conoce se vuelven como parte de la familia. Los suizos son muy abiertos y muy respetuosos, pero las relaciones se han mantenido a nivel profesional solamente. Por lo que los otros estudiantes internacionales son los que se han vuelto como parte de la familia. Es un grupo pequeño de doce estudiantes de países como Corea, Tailandia, Portugal, Republica Checa y Francia. Sin embargo, nos hemos unido mucho y realmente no se siente como si fuéramos de diferentes partes del mundo.”  

¿Le recomendarías el programa a otros estudiantes de LEAD? 

“Definitivamente es un programa que le recomendaría a otros estudiantes de LEAD. Independientemente de si vienen a St. Gallen o no, tener una experiencia en el extranjero es algo que, si tiene la posibilidad, definitivamente deberían aprovechar. Viajar, vivir y estudiar en el extranjero es muy enriquecedor.  Es bueno salir de la burbuja de Costa Rica, que no digo que sea mala, yo amo Costa Rica y quiero vivir ahí. Sin embargo, experimentar el mundo, interactuar con otras culturas y aprender de todo esto realmente expande los horizontes como estudiante y también a nivel personal. Con cada reto uno va entendiendo mejor sobre uno mismo y cómo manejar las cosas de mejor manera. Eso sí, en St. Gallen hace mucho frío durante el invierno. Entonces eso definitivamente hay que tomarlo en cuenta ya que nosotros estamos acostumbrados a algo diferente. Pero es cuestión de abrigarse nada más.”  

¿De qué se trató tu práctica profesional? 

“La práctica la hice en una ciudad que se llama Zug, que queda a dos horas de St. Gallen. La empresa fue Mediterre y venden varios productos alimenticios de muy alta calidad (aceite de oliva, miel, frutas secas, etc.). El proyecto consistía en optimizar su cadena de valor e identificar un posible país para expandir su mercado. Hicimos análisis cualitativos y cuantitativos para entregar un reporte al final del semestre. Con este proyecto participamos en WTT Young Leader Awards, un concurso de proyectos de consultoría a nivel nacional en Suiza. El proyecto estaba muy bien organizado ya que contábamos con la instrucción en tres herramientas diferentes que tuvimos que utilizar en todo el proyecto. Además, recibimos un coaching internacional para aprender a lidiar con las barreras culturales que existían en el grupo (en el que había personas de Suiza, Tailandia, Portugal y Costa Rica) y reuniones cada semana con un coach personal que supervisó específicamente este proyecto. Es por esto por lo que se siente muy bien haber finalizado esta etapa que fue de mucho trabajo y de un gran esfuerzo. En agosto nos avisan si quedamos nominados para los premios Young Leader Awards.” 

¿Cómo crees que te van a servir las experiencias de tu práctica en el futuro o cuándo vuelvas a Costa Rica? 

“Me han salido dos oportunidades de trabajar en Zurich pero todavía no he tomado la decisión. Independientemente de mi decisión, definitivamente quisiera volver a Costa Rica eventualmente e instalarme ahí.  

La primera lección aprendida, literalmente desde el primer día, es el respeto por el tiempo. Aquí llegar antes es llegar a tiempo y llegar a tiempo es llegar tarde, son muy estrictos con esto. Sin embargo, es algo que se ha vuelto muy valioso para mí y respeto muchísimo ahora.  

Otra cosa es que aprendí mucho sobre estructura. Durante la creación de nuestro proyecto, la mitad del tiempo pasamos dándole estructura y ya después creamos el contenido. Tienen una manera muy estructurada de hacer todo, que es un poco perfeccionista, pero me encanta. Aprendí también lo enriquecedor que puede ser un grupo internacional ya que cada uno aportaba su punto de vista y su motivación.”

Síganos en
las redes

Suscríbase a
nuestro boletín

Suscríbase al boletín para estar
al tanto de novedades académicas

Cerrar

Idiomas

Custom Search 1

Noticias y Eventos

Semana Vocacional 2019


16 Noviembre 2019
Compartir