Podcast

Debates Inteligentes - ¿Las Cargas Sociales Actuales Afectan la Competitividad de Costa Rica?

02 Octubre, 2019

Los empresarios dicen estar aquejados por cinco factores fundamentales que afectan de forma directa la competitividad de sus empresas: el costo de la energía eléctrica; la competencia de las empresas informales; el incremento en el costo de las materias primas; las cargas sociales que enfrentan las empresas formales y el incremento en los impuestos. El que los empresarios incluyan las cargas sociales como factor importante que merma la competitividad se fundamenta en la premisa de que tanto las empresas, como los Estados e incluso los trabajadores, han de ser competitivos para sobrevivir en un sistema marcado por la competencia.

No obstante, hay quienes opinan que el posible aumento en la competitividad que resultaría de la reducción de costos por cargas sociales no sería significativo, por varios motivos principales. En primer lugar, porque el costo de la mano de obra no es el principal factor que afecta la productividad, de forma que ajustes por esa única vía no resolverían el problema sustancialmente. En segundo lugar, porque en el caso específico del seguro de salud, la reducción de las contribuciones patronales afectaría negativamente la cantidad y calidad de los servicios de salud, lo cual a su vez reduciría la productividad de los trabajadores. Otras cargas sociales inciden directamente en el bienestar de la población, y su reducción afectaría en el mismo sentido la situación económica del país, con impacto indirecto en la competitividad.

Para discutir este tema, LEAD University organizó una edición más de su plataforma Debates Inteligentes en la que los panelistas debatieron a favor y en contra de la moción “Las cargas sociales actuales no afectan la competitividad de Costa Rica”.

Argumentaron a favor de la moción Marcela Román, profesora de economía de la UCR e investigadora del Programa Estado de la Nación y Pablo Sauma, profesor de economía de la UCR e investigador del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas.

Argumentando en contra de la moción participaron Luis Loría, presidente de Strategic Advantage Consulting Group y del Instituto de Desarrollo Empresarial y Acción Social y Edgar Robles, profesor catedrádico de Economía en la UCR y consultor en Novaster. El evento fue moderado por el profesor de LEAD University, Eduardo Ulibarri.

El equipo en contra de la moción argumentó que se deben de reducir las cargas sociales impuestas sobre el sector empresarial para así garantizar una mayor competitividad del país. Según Loría, “a nivel de una empresa se entiende productividad como la relación entre la cantidad de bienes y servicios producidos y la cantidad de recursos utilizados. Entonces, si un factor de la producción, como lo es la mano de hora, sale más cara y con ella se obtiene el mismo nivel de producción; entonces la empresa será menos productiva y, por tanto, menos competitiva”.  Además, señala Loría que el reporte de competitividad global de 2018 del World Economic Forum, en su apartado sobre impuestos al trabajo (definidos como contribuciones a la seguridad social pagadas por el empleador como porcentaje de las ganancias), Costa Rica ocupa la posición 126 de 140 economías. Indica Loría que “somos el más alto de América Latina. Esto es relevante porque esa combinación de salarios mínimos altos, junto con cargas sociales altas nos dan como resultado un país donde tenemos un alto desempleo, alta informalidad y las recomendaciones para bajar esto van en el sentido de alivianar las cargas, no para perjudicar a la seguridad social, sino para la defensa de los grupos menos privilegiados de la sociedad que son los grupos a los que más les cuesta conseguir trabajo, los desempleados y los que trabajan en el sector informal”.

Por su parte, Robles indicó que “está demostrado empíricamente que lo que explica la diferencia en el crecimiento económico entre diferentes países o diferentes regiones en un mismo país es el mayor crecimiento en la productividad. A nivel individual o empresarial, esa productividad se ve como competitividad entonces si nosotros queremos elevar el crecimiento económico del país entonces tenemos que ver los elementos que influyen en la competitividad que a su vez llevan a mayor productividad. Enfatizó Robles en que “las cargas sociales tienen dos efectos sobre la economía: 1) alteran el equilibrio entre querer y no querer trabajar: algunas personas que están en el límite van a decidir querer o no querer trabajar porque tienen que pagar cargas sociales. y 2) crea mercados duales, es decir fomenta la informalidad. Es decir, las cargas sociales se convierten en un impuesto a la formalidad. Está demostrado que unidades informales llevan a unidades productivas más pequeñas y eso es un lastre para la productividad, la competitividad y el crecimiento. Estas unidades no pueden crecer, se mantienen relativamente reducidas”, enfatizando Robles en que dentro de la informalidad, están representados los grupos de menor ingreso de la población.

Contrarios a su posición, Marcela Román y Pablo Sauma coincidieron en que, un nivel alto de cargas sociales no es necesariamente el factor que lleva a que los precios de producción sean altos y por ende afecte la competitividad del país. Por ejemplo Román señaló en su disertación que “la competitividad es una combinación de múltiples y muy diversos factores con distinto peso relativo en el resultado final del nivel de competitividad de una economía. En Costa Rica es mucho más importante debatir sobre cómo resolver los problemas que hay en cobertura y en calidad de la cobertura de la infraestructura. Todos los temas de tramitología, problemas en seguridad y demás aspectos; elevan los costos de transacción en nuestra economía. En general si uno revisa cualquier índice de competitividad, de desarrollo, de capacidad de hacer negocios, de progreso social; menciona en una gran cantidad estos factores. Ninguno, sin embargo, en las recomendaciones que le hacen a Costa Rica, recomiendan trabajar en una reducción de las cargas.

Entretanto, Sauma enfatizó en diferenciar los factores que afectan la competitividad interna y la externa por su impacto para las empresas, destacando que, en su criterio, no son las cargas sociales las que restan competitividad a las empresas, argumentando “que el costo de la mano de obra no es el principal factor que afecta la productividad (…)” y en el caso específico del seguro de salud, “la reducción de las contribuciones patronales afectaría negativamente la cantidad y calidad de los servicios de salud, lo cual a su vez reduciría la productividad de los trabajadores”.

Al iniciar la actividad, se les pidió a los asistentes compartir su posición inicial, la cual señaló que un 9.8% estaba a favor, un 66.7% estaba en contra y un 23.5% aún no tenía una opinión sobre el tema. Al escuchar los argumentos, hubo un incremento del 23.5% en el apoyo a la moción, mientras el grupo en contra no obtuvo ningún incremento en el apoyo. La plataforma Debates Inteligentes busca, por medio de los argumentos expuestos en favor y en contra de la moción, medir el cambio de percepción del público, en este caso, las posiciones expuestas por el grupo en favor de la moción atrajeron más a la audiencia de este debate.

Puede encontrar el podcast del evento en las siguientes plataformas:

Síganos en
las redes

Suscríbase a
nuestro boletín

Suscríbase al boletín para estar
al tanto de novedades académicas

Cerrar

Idiomas

Custom Search 1

Noticias y Eventos

Semana Vocacional 2019


16 Noviembre 2019

Digital Transformation Week


16 Septiembre 2019
Compartir